Nos encanta el coro

Nos encanta el coro

(Santiago Lanz. Director del Coro Reyes Católicos).  En esta disciplina por un lado está, la adquisición de una buena técnica vocal, lo cual implica aprender a respirar adecuadamente, a colocar el sonido sin forzar las cuerdas vocales, a tomar conciencia del propio cuerpo y a crear hábitos de higiene vocal saludables. Cantar ayuda a aumentar la capacidad pulmonar y a tener un mayor control sobre el sistema nervioso. Todo ello, a través del canto coral, es aprendido mediante una experiencia lúdica y motivadora. Por otro lado, cantar en coro mejora la formación auditiva, la escucha atenta y contribuye a desarrollar conceptos como afinación, empaste, equilibrio, la valoración del silencio, etc. Cantar, como cualquier actividad artística contribuye a desarrollar la sensibilidad y el gusto estético, fomentando paralelamente capacidades creativas y comunicativas de manera activa y dinámica. Es un medio fantástico para desarrollar educación en valores, puesto que el canto coral favorece la integración del infante en un grupo, aprendiendo en éste normas de convivencia, de socialización y respeto.

1
Santiago Lanz con algunos miembros del coro afinando la voz

Desarrolla actitudes positivas de solidaridad, compromiso, participación, asunción de responsabilidades grupales y fomenta la autoestima. También es un medio que permite abordar temas transversales; los niños conocen su cultura a través de la canción infantil y el folklore, también conocen otras culturas y otros idiomas (haciendo especial hincapié en la fonética y correcta pronunciación) y músicas actuales pero también de otras épocas. La educación para la igualdad, la educación ética y cívica, etc. Cantar genera armonía a nivel psíquico y refuerza el sistema inmune para que puedan actuar las capacidades de auto sanación frente a problemas hoy día tan frecuentes como los trastornos del sueño, las enfermedades circulatorias. Se trabajan recursos para la voz y al trabajar la respiración se aprende a hablar. Por otra parte, las clases suponen un ejercicio de socialización tremendo para los practicantes. La música es fundamental porque desarrolla la inteligencia; las estadísticas muestran que estudiando música se favorece el aprendizaje del lenguaje y de las matemáticas, además del sentido estético.

“Quien canta, sus males espanta”