Viaje al Amazonas 2017

El Departamento de Biología y Geología organiza el viaje al Amazonas, que este curso se ha realizado del 9 al 14 de junio. El viaje ha cumplido todas las expectativas y se ha realizado sin ningún incidente destacable. El grupo estaba formado por 32 alumnos y alumnas de 4º ESO /10º grado y 2 profesores y una profesora. Nos acompañó en todo momento Talú, la bióloga de Karupa, y ya en Leticia los dos profesionales locales, que nos guiarían permanentemente en nuestras actividades. En la reserva Marasha contamos con varios monitores y en las caminatas con baquianos, conocedores de la flora y fauna del lugar.

1

El grupo tomando el avión en Bogotá, camino de Leticia (Amazonas)

El viaje fue muy emocionante desde el momento en que tomamos el avión, camino de Leticia, hasta el final. Tras aterrizar en la capital del Departamento, elegimos las habitaciones y dimos un paseo por el centro de la ciudad, para observar la llegada de las aves, sobre las 5pm. Es un espectáculo grandioso, en el que miles de golondrinas y loros acuden a los árboles del Parque de Santander para dormir. Después fuimos a una maloka, en donde nos dieron la bienvenida al Amazonas y tuvimos una charla con un sabio anciano de la tribu Huitoto.

2

El grupo en el Parque Santander de Leticia (Amazonas)

Al día siguiente realizamos todos los trámites administrativos necesarios y salimos hacia la reserva Marasha, en Perú. Cruzamos el Amazonas hasta Santa Rosa y, desde allí, realizamos un corto viaje hasta Puerto Alegría. Desde el embarcadero hasta la reserva fuimos avanzando en pequeñas canoas, por un estrecho caño, pues todavía el sendero estaba inundado.

3

El grupo en la entrada de la reserva Marasha (Perú)

La llegada fue espectacular, porque la reserva es muy bonita: consta de varias malokas alrededor de un gran lago donde se pueden hacer muchas actividades. Mientras que un grupo salió a hacer canopy (dosel) otros nos quedamos haciendo kayak y pesca en el lago. Esa tarde, uno de los grupos se preparó para pasar la noche en la selva, mientras que el otro grupo realizó la actividad de caimaneo. Previo a la salida a la selva se realizó un taller para aprender a montar las hamacas y realizar los nudos. Al llegar al lugar en el que iban a acampar, se formaron equipos para instalar los toldillos, las hamacas y los mosquiteros. Todo el campamento se montó rápidamente y resultó divertido. Luego se contaron historias de la selva, alrededor de una fogata, donde se cocinó la cena. Esa noche llovió con fuerza pero todos los toldillos resistieron bien.

El día siguiente fue similar, pero los grupos invirtieron las actividades: canopy, kayak, noche en la selva y caimaneo. La actividad de dosel fue espectacular, tanto por el esfuerzo que hubo que realizar para ascender, como por la vista que se disfrutaba desde la gran ceiba. Se hizo un paseo nocturno para observar la bioluminiscencia. Esa noche no llovió así que el grupo tuvo una noche más plácida. Se hicieron talleres de tatuaje con huito, de tal manera que los que así quisieron, pudieron llevarse un recuerdo de la reserva… dibujado en su piel.

4

El grupo en la reserva Marasha (Perú)

El lunes 12 dejamos Marasha, abandonamos la orilla peruana y, ya en la orilla colombiana, llegamos a la comunidad tikuna de Macedonia. Allí se realizaron actividades con los pobladores, participando en un baile, se hicieron manillas con los niños de la escuela y se repartió una parte del material didáctico y ropa que habíamos llevado hasta allá.

5

Participando en la ceremonia tikuna en Macedonia

Después avanzamos río arriba hasta la comunidad de Mocagua, en donde realizamos una caminata hasta la fundación Maicúchiga para la protección de los primates. Recibimos una charla sobre las especies de micos presentes en la región, los problemas de su conservación y realizamos una observación de su comportamiento. De vuelta a Mocagua, tras el almuerzo, pudimos interactuar con los alumnos de la escuela tikuna. Organizamos juegos con ellos y se realizaron el resto de donaciones de ropa y el material didáctico. La experiencia fue muy bonita e intentemos en próximos años volver a esta escuela para realizar más actividades de cooperación con ellos.

6

Alumnos del Reyes y de la escuela tikuna de Mocagua

Río arriba de nuevo y llegamos a Puerto Nariño, en donde nos íbamos a alojar las dos noches restantes. A lo largo del viaje en lancha pudimos ver las dos especies de delfines del Amazonas, los grises y los rosados. Fundamentalmente los hallamos en las desembocaduras de los afluentes del gran río, en el Amacayacu y en el Loretayacu, en donde abunda la pesca en la zona donde se mezclan las aguas.

En Puerto Nariño hicimos actividades muy interesantes. Realizamos una caminata hasta San Martín, atravesando zonas de selva primaria y otras zonas bastante alteradas por la acción humana, observando regresiones, etapas seriales y etapas climácicas en la selva.  Fue muy interesante la observación del árbol del caucho y la charla sobre lo que supuso la explotación del caucho en la Amazonía. Tras la caminata, llenos de barro como estábamos, nos cayó una intensa tormenta tropical, que nos refrescó y nos lavó completamente.

Almorzamos en un restaurante situado en una balsa, que realizaba un recorrido por el río Loretayacu. Después visitamos el lago Tarapoto, donde vimos nuevamente delfines y además pudimos tomar un baño en el centro del lago. La vuelta a Puerto Nariño fue espectacular porque pudimos disfrutar de una puesta de sol bellísima.

7

Puesta de sol en Puerto Nariño (Amazonas)

El miércoles 14 volvimos a Leticia. Tuvimos tiempo de visitar Tabatinga (Brasil) y la casa del chocolate. Un almuerzo rápido y al avión, camino de Bogotá. Llegada, recogida de maletas y autobús al colegio. El viaje llegaba a su fin. Todos cansados, algunos bien picoteados por los zancudos, pero todos felices y con la luz del Amazonas en las pupilas. Objetivo cumplido.

Comentarios desactivados en Viaje al Amazonas 2017

Archivado bajo Centro Educativo

Los comentarios están cerrados.