Sofia Rubiano recibió el premio a su trabajo en el Congreso de los Diputados. de Madrid.

Sofia Rubiano recibió el premio a su trabajo en el Congreso de los Diputados.  de Madrid.
IMG_20171214_103359948
Sofia Rubiano Mora conversando sobre paz y reconciliación en Colombia con el ministro de Educación y portavoz del Gobierno de España Íñigo Méndez de Vigo, minutos después de la entrega del premio Una Constitución para todos 2017

En una mañana extremadamente fría en la capital española y pocos minutos después de las 10 de la mañana del jueves 14 de diciembre de 2017, los cuatro ganadores del concurso “Una Constitución para todos” recibieron su reconocimiento en el Salón de los Pasos Perdidos del Congreso de los Diputados de Madrid. Sofia Rubiano Mora, estudiante colombiana de1º de Bachillerato (Grado 11) del Centro Cultural y Educativo Español Reyes Católicos de Bogotá, fue la ganadora a nivel nacional de la categoría de los más mayores, la de Bachillerato y Formación Profesional de Grado Superior. La entrega de premios estuvo presidida por la presidenta del Congreso de los Diputados Ana Pastor y el ministro de Educación Cultura y Deporte Íñigo Méndez de Vigo. ” Hemos construído de las cenizas el poema más hermoso“, así finaliza el trabajo de Rubiano Mora, frase que hace referencia a la aprobación de la Carta Magna y que citaron en sus discurso, tanto Ana Pastor como Íñigo Méndez de Vigo.

IMG_20171214_041257204
Sofia Rubiano muestra su premio, junto al ministro de Educación Íñigo Méndez de Vigo y la presidenta del Congreso de los Diputados Ana Pastor

Sofía estuvo acompañada durante el acto por su padre Juan Pablo Rubiano, por la profesora del Departamento de Lengua Castellana y Literatura Margarita Chamorro y por el rector Luis Fernández López. La Embajada de España en Colombia estuvo representada en el acto por el agregado de Educación Miguel Ángel de Andrés Núñez. También el gobierno colombiano envió su representación al Salón de los Pasos Perdidos del Congreso de los Diputados de Madrid en la persona de la ministra consejera de la Embajada de Colombia en España Irma Alejandra Bonilla, que felicitó a Sofía y acompañó al ministro de Educación español y a la presidenta del Congreso de los Diputados durante la entrega del galardón.

_DSC9300-3000
De izquierda a derecha, la profesora de Lengua Margarita Chamorro, el padre de la alumna ganadora Juan Pablo Rubiano, la estudiante ganadora Sofia Rubiano Mora, el rector del CCEE Reyes Católicos Luis Fernández,  la ministra consejera de la Embajada de Colombia en España Irma Alejandra Bonilla, el ministro de Educación y Portavoz del Gobierno de España Íñigo Méndez de Vigo, el agregado de Educación de la Embajada de España en Colombia Miguel Ángel de Andrés, el secretario de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades Marcial Marín y el Director General de Evaluación y Cooperación Territorial Marco Aurelio Rando

Los ganadores de esta tercera convocatoria (2017) han sido:

  • Modalidad A. 1.º a 3.º de Educación Primaria: Lucas Ibáñez Sánchez, alumno del CEIP bilingüe Virgen del Oro. Abarán (Murcia).
  • Modalidad B. 4.º a 6.º de Educación Primaria: Luisa Morcillo Salmerón, alumna del CEIP Cristo del Consuelo. Cieza (Murcia).
  • Modalidad C. Educación Secundaria Obligatoria y Formación Profesional Básica: Meritxell Ruiz Darza, alumna del Colegio Fundación Privada Divina Providencia. Vinaròs (Castellón).
  • Modalidad D. Bachillerato, Formación Profesional de Grado Medio y Formación Profesional de Grado Superior: Sofía Rubiano Mora, alumna del Centro Cultural y Educativo Español Reyes Católicos. Bogotá (Embajada de España).

4750-5500

De las tres convocatorias del premio dedicado a la Constitución de 1978,  en dos ha habido ganadores entre los estudiantes del CCEE Reyes Católicos. El año pasado Aitana Lázaro conseguía el de la categoría de modalidad B.

La Constitución española y colombiana son ampliamente estudiadas a lo largo de la educación primaria y secundaria en el centro. En septiembre la catedrática de Ciencias Sociales Cristina Portillo y la profesora de Lengua Margarita Chamorro animaron a Sofía a participar en este certamen organizado por el Ministerio de Educación español, conociendo su buen hacer en la creación literaria. Se animó, lo hizo y ganó. Sofía creó un texto que reflexiona, situado en diciembre de 1978, recordando los años difíciles y de silencio, que abren paso en esa fecha hace 39 años a una época de concordia y de perdón. Al final de esta noticia podemos leer este excelente trabajo literario íntegro que ha merecido el reconocimiento.

4750-5706
En el hemiciclo del Congreso de los Diputados de Madrid

La ministra de Educación Nacional de Colombia Yaneth Giha, al conocer la concesión de este premio a una colombiana, ha manifestado que es una gran noticia y la ha felicitado.

IMG_20171214_120318208
En la Puerta de los Leones del Congreso de los Diputados, la profesora Margarita Chamorro, la alumna ganadora y su padre Sofía y Juan Pablo Rubiano, el rector Luis Fernández y el agregado de Educación de la Embajada de España en Colombia Miguel Ángel de Andrés

La presidenta del Congreso Ana Pastor agradeció a la Embajada de España en Colombia y al Centro Cultural y Educativo Español Reyes Católicos su esfuerzo y trabajo en el marco de la educación exterior española por la puesta en valor de los valores constitucionales. Desde aquí podemos acceder al acto íntegro.

4750-5635
Sofia junto a su padre Juan Pablo Rubiano, emocionados, junto al ministro de Educación de España
cong1
Los cuatro ganadores del concurso Una Constitución para todos 2017, con sus docentes, directores de centros, familias, junto a la presidenta del Congreso de los Diputados y el ministro de Educación, Cultura y Deporte

Enlaces a más información:

Información relacionada anterior

Resolución del premio en el Boletín Oficial del Estado

Vídeo del acto íntegro en el Congreso de los Diputados

En los medios de comunicación: Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, Congreso de los Diputados, Diario siglo XXI, El Economista

Trabajo ganador de Sofía Rubiano

29 de diciembre de 1978 
Grito, por primera vez mi voz reclama el derecho al alarido, mis labios (resecos de estar cerrados) se abren lentamente; respiro, el frío aire me quema los pulmones, en mi garganta un renacer encuentra su camino para despertar a los pájaros, a la luz que apenas se asoma por el horizonte y a mi país sedado, que abre los ojos esta mañana y de estos ojos salen lágrimas que alimentan la tierra.
El sonido impacta en las calles con una liberación solitaria que golpea las puertas de las casas: levanta a quienes habitan en ella, les recuerda con nostalgia su voz que hace tanto tiempo el sonido de las balas silenció; hoy ya no se escuchan balas, sólo se escucha el grito que se multiplica entre las personas que se van despertando y que me acompañan en esta respiración profunda de un  aire nuevo, en el grito que se transforma en canción, en poema.
Y el suelo vibra, los arboles ya sin hojas se tambalean con el tronar melódico que sale de una balada desgarradora con un único verso que hace eco en el magma de la tierra, el verso impronunciable de saberse libre luego de estar preso en las manos del poder y la avaricia, de vernos unidos tras haber estado fragmentados.
Aquí, en esta revolución se abren las puertas que necesitamos: desde hace tanto tiempo que esperaba el día en que nuestras manos, libres de cadenas, pudieran por fin posarse en la máquina de escribir, agarrar la pluma entre los dedos para adentrarse en las historias que se escondieron tras la desigualdad y el dolor de un pueblo. En este día permitimos que esa profunda herida sangre, se cicatrice de una una vez por todas y se quede por siempre en el descanso del recuerdo. 
Sin embargo no olvidamos, porque ponemos las cosas por escrito para no olvidar y de ahora en adelante nos reconocemos libres e iguales en este tiempo que se empeña en contagiarnos de una amnesia cuyo único antídoto es la palabra, es Lorca, Hernández, Buñuel, Mallo, porque nunca más habrá censura ni mordaza que calle el alarido en del arte.
Abrimos los ojos, observamos este mundo abandonado en medio de constelaciones, estrellas y espacio vacío; observamos a nuestros hermanos, a nuestro enemigos, a los seres que caminan al lado y comprendemos que somos lo único que tenemos, que hacerle daño a otro es únicamente el terrible reflejo de la autodestrucción que por ignorancia confundimos con la victoria. 
Hoy ganamos todos, porque nuestros derechos se hacen evidentes sin excluir a nadie, hoy no ganan ejércitos ni grupos políticos, sino  los corazones que se dan la oportunidad de vivir en un país que necesita amor, que pide tolerancia, libertad. 
Necesitamos confiar los unos en los otros, aceptar que somos vulnerables, sensibles pero resistentes a la adversidad que esta humanidad alberga; una humanidad que todavía tiene tanto que aprender sobre el respeto, la solidaridad y la paz, ¡tenemos tanto que sanar! este camino continua, es nuestro deber construirlo y plantar las semillas a su alrededor que cuando crezcan nos darán el aire que necesitamos para seguir creciendo hasta que de nosotros solo quede el pequeño suspiro que fue existir.
Grito, gritamos todos, el rugir de nuestra emoción se expande por el viento, rompe con el silencio de la corrupción y la mentira, levanta la marea, quema por un segundo al tiempo y persigue a la muerte. Hemos construido de las cenizas el poema más hermoso.

.