Esteban Pineda Córdoba, Premio Extraordinario de Bachillerato

Esteban Pineda Córdoba, Premio Extraordinario de Bachillerato

Para el Centro Cultural y Educativo Español Reyes Católicos es un orgullo anunciar que nuestro ex alumno, Esteban Pineda Córdoba, ha sido merecedor del Premio Extraordinario de Bachillerato que otorga el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España en la fase de centros educativos en el exterior.

Esteban obtuvo el puntaje más alto de estas pruebas que reconocen el esfuerzo y el trabajo de los alumnos con excelente rendimiento académico. Hablamos con él para que nos contara todo su preparación para estas pruebas y sobre lo que viene ahora para él.

Después de estudiar 14 años en el Reyes, Esteban estudia, actualmente, Economía en la Universidad de Los Andes. Le encanta leer y buscar libros en librerías de viejo. Disfruta muchísimo compartir con sus amigos, escuchar música, debatir sobre política y ver partidos de fútbol o baloncesto, especialmente los del Real Madrid.

¿Cómo fue tu preparación para este examen?

Si soy sincero todo fue un poco a última hora pues la información desde España se demoró y yo estaba concentrado en los temas de la universidad. El día anterior a la prueba, los que la presentamos fuimos al colegio e hicimos un repaso bastante general, para refrescar un poco la memoria. Creo que esto habla bastante bien de la exigencia y buena preparación del colegio (especialmente en segundo de Bachillerato) pues, a pesar de todo, obtuvimos notas destacadas.

A la hora de hacer esta prueba ¿cuál fue el mayor reto que tuviste?

Creo que lo más difícil fue recordar muchos conceptos, temas y fechas que fácilmente se olvidan después de seis meses. Sin embargo, el hecho de haberlo estudiado todo de forma tan profunda hace que sea posible defenderse. Además, pudimos elegir las materias de énfasis de las que examinarnos (tal y como en Selectividad), lo que lo hizo menos difícil por tratarse de aquellas que nos gustan o se nos dan bien.

¿Cómo crees que puede impactar este premio en tu vida académica?

Considero que puede ser muy útil en un futuro pues las universidades pueden llegar a tenerlo en cuenta en procesos de admisión a posgrados y ofertas laborales.

¿Cuáles son tus planes a futuro?

Quiero disfrutar al máximo la carrera y seguir aprendiendo de otros tantos temas que me interesan como la literatura o la historia. Agradezco que la universidad me brinde la posibilidad de hacerlo y siento que en eso se parece bastante al colegio debido a la amplia oferta cultural y el fomento que se hace de la formación integral sin importar si se es de ciencias o letras. Después, planeo hacer un posgrado en el exterior, aunque por ahora prefiero pensar en el corto plazo.

¿Qué cosas echas de menos del Reyes?

Estudié desde Kínder 4 hasta graduarme, así que duré 14 años en el colegio. Los buenos recuerdos son innumerables, tantas clases y recreos con sus respectivas experiencias de todo tipo. Además, valoro profundamente los grandes amigos que conseguí y todo lo que aprendí. Por otra parte, pasar a la universidad es enfrentarse a un mundo nuevo y radicalmente distinto así que a veces se extraña ese lugar seguro en el que todo era conocido y más fácil, pero me quedo con la tranquilidad de que lo disfruté cuando pude.

¿Qué profesor del Reyes te marcó y por qué?

Son muchos, así que creo que es un poco injusto limitarme a solo uno. Sin embargo, no puedo dejar de destacar a Jorge Mendoza y a Valentín Velasco. Jorge fue mi profesor los últimos dos años de primaria y a través de sus clases (que iban desde lengua y matemáticas hasta arte) plagadas de anécdotas, datos y hechos históricos me enseñó a valorar y disfrutar el conocimiento por sí mismo, sin importar del tema que fuera. Valentín me dio clases en Secundaria y Bachillerato y además de inculcarme el interés y amor por la Filosofía, me mostró el mundo de los Modelos de Naciones Unidas, Hispamun incluido, que tantas experiencias y buenos momentos me han brindado. Tuve el privilegio de disfrutar de muchísimos profesores y profesoras que me enseñaron cosas invaluables, las cuales agradezco profundamente.

¿Qué consejo le darías a tus compañeros que aún no se han graduado y que podrían presentar estas pruebas?

Creo que el mejor consejo que puedo darles es que disfruten y aprovechen el colegio porque el tiempo, aunque no parezca, se pasa volando y es una etapa muy buena que suele valorarse mucho más cuando acaba. Respecto a las pruebas y en general a las oportunidades que se presenten después de graduarse, les diría que se atrevan a intentarlo sin miedo porque solo así podrán obtener grandes cosas.